Inmortalidad

– Antes, la inmortalidad era mucho más fácil de alcanzar -le comentaba el abuelo al nieto mientras éste le observaba atónito-, tallabas tu nombre en un árbol y santaspascuas. El pequeño Manuel, que tan sólo contaba con ocho años no alcanzaba a vislumbrar el sentido de las palabras de su adorado abuelo. Entendía lo queSigue leyendo “Inmortalidad”