¿Dónde están los cantautores?

A-333361-1254672622.jpegRondaría yo los veinte años. Cada mañana me comía alrededor de una hora y cuarto de viaje hasta la universidad, donde había comenzado a estudiar Educación Musical. En aquellos tiempos me interesaba poco o nada la política y la cuestión de “lo social”. Estaba mucho más preocupado por quedar con los amigos el fin de semana y saber si la chica que me gustaba iba a interesarse, aunque fuera sólo un poquito, por mí.

Cercanías hasta Atocha, cambio de andén hacia Nuevos Ministerios, Línea 1 o el 131 hasta Metropolitano. Facultad de Educación. Y, en todo ese trayecto, me acompañó siempre alguna lectura, pero sobre todo, mi walkman (que más tarde se convertiría en diskman). Recuerdo que cambiaba las cintas con mis compañeros de clase y, gracias a ellos, descubría nuevos músicos. Eran mi Spotify particular, mis gestores de contenidos musicales. También era el tiempo de las radiofórmulas, en las que la música era seleccionada a conciencia para un público juvenil que devoraba a golpe de modas todo lo que le caía en las manos. Las emisoras repetían una y otra vez los mismos supuestos éxitos, una ventana a un mundo musical reducido y muy marcado por las compañías discográficas, más pendientes de conseguir productos que generaran ganancias que de potenciar productos de calidad. Y, por supuesto, estas canciones hablaban de lo mismo que me interesaba a mí en aquella época: de nada. Sin embargo, aún se colaban en aquellas listas, cualquiera sabe por qué razón, algunos músicos cuyas letras hacían referencia a contenidos políticos. Me refiero a los cantautores.

Sigue leyendo

Bandera e identidad

No, no estoy de acuerdo con que las banderas no sean importantes. Decir esto sería negar la realidad, simplificar tanto la cuestión como cuando algunos se empeñan en decir que los que no se acogen a determinados colores en realidad no aman a su país y que, para amarlo de verdad, es necesario lucir banderas en tu casa, en tu cuerpo, en el coche…

Foto de usuario anónimo de Twitter

La bandera, desde mi punto de vista, es el símbolo de algo mucho más complejo, la identidad. Bajo los colores de una bandera se agrupan una serie de ideas, valores y, por encima de todo, el sentimiento de pertenencia a un grupo que se une por uno o varios objetivos concretos. Como profesional de la educación me he cansado de fomentar en mis alumnos la importancia del sentimiento de pertenencia al grupo, al centro, al barrio donde viven, a su entorno familiar… Porque uno sólo es capaz de cuidar (hablando en términos generales) aquello que quiere, el lugar al que se siente pertenecer. Y si no es así, es que tenemos otros problemas mucho más graves. Por eso, mantenemos nuestra casa limpia, cuidamos nuestras cosas, a la gente que queremos… Y sí, ya sé que hacen falta muchas otras cosas para hacer de este cuidado algo verdaderamente efectivo y que el concepto de “cuidar” no es exactamente igual para todos. Pero qué duda cabe de que el sentimiento de pertenencia es esencial de partida.

Sigue leyendo

Dar de comer al monstruo

SAVEBARCELONAAyer hubo un atentado en Barcelona y la respuesta en las redes no ha tardado en llegar. En un principio aparecieron los gestos de solidaridad, rabia, dolor, impotencia…, lo normal. Pero tras el choque emocional, llega el análisis de lo sucedido. Y en esta etapa, hay varios mensajes que se repiten.

Siempre hay personas que tienden a generalizar. De esta manera, aislamos el foco de la maldad, creemos dar con el tumor de la sociedad y pensamos que es más fácil combatirlo, es normal.

Pero me sorprende que el análisis general sea el siguiente: ¿qué hacemos con los inmigrantes que nos quitan las ayudas? Hace unos años hablábamos de que nos quitaban el trabajo, pero ahora el listón parece haber bajado de forma considerable, hasta el punto de que les culpemos por ser los que más ayudas cobran en este país. Curiosa asociación: unos fanáticos asesinan a otros ciudadanos y el debate que emerge es el de las ayudas que cobran los más desfavorecidos. Sigue leyendo

En el mar…

IMG_20170730_182625En la inmensidad del mar no hay mosquitos. Ni avispas con aguijones punzantes dispuestas a picarte por un pedacito de tu comida. No encontrarás ninguno de esos molestos insectos que puedan hacerte daño.

Pienso en ello mientras observo ausente el inmenso disco de agua que rodea este barco. Me pregunto cuántos metros nos separan del fondo marino, y cuántos animales estarían dispuestos a hacernos daño bajo esas aguas. Desde esta altura, si cayera ahora mismo al agua, probablemente me rompería los huesos y terminaría ahogándome. Mi cuerpo se hincharía y sería devorado, bocado a bocado, por infinidad de pequeños peces que, en otro lugar y en otro momento, resultarían completamente inofensivos. Y, en el mejor de los casos, si lograse sobrevivir, mis músculos sucumbirían mucho antes de poder alcanzar nadando cualquier pedazo de tierra. Sigue leyendo

#SosParla o suicidio colectivo

6M

En el año 2012, una carta firmada por una pequeña tribu de Brasil, conmocionaba a medio mundo. En ella afirmaban que 170 indígenas se suicidarían de forma colectiva si eran desalojados a la fuerza de las tierras que habían ocupado desde antaño sus ancestros. En definitiva, si nadie les tenía en cuenta, si no se tenían en cuenta sus derechos.

Esta carta me ronda la cabeza en los últimos días, en los que Urge Parla iniciado en la ciudad en la que vivo -Parla- una reivindicación sin precedentes solicitando a las autoridades los mismos derechos que el resto de ciudadanos de otros municipios cercanos con similares características. Sigue leyendo

Sobre el acoso escolar…

acoso_escolarParece que la cuestión del acoso se está convirtiendo en un tema relevante en los círculos educativos. Se están generando protocolos, se avecinan nuevas leyes, se intuyen (pocos) recursos…

Parece que los pequeños van a estar más protegidos, al menos en el entorno escolar… ¿o no?

No me cabe duda de dos cosas: una es que los profesionales que trabajan día a día para ofrecer lo mejor de sí mismos al alumnado van a hacer todo lo posible porque todo esto se ponga en marcha, por lo menos la mayoría; y la segunda es que los políticos han encontrado un nuevo nicho para recavar votantes, pero esto en realidad debería importarnos muy poco.

Lo que realmente me pregunto es si todo el esfuerzo que se va a invertir va a servir de algo. Tengo dudas. Sigue leyendo

Un Viernes de cuento

img-20170225-wa0007El pasado 24 de febrero tuvimos la suerte de poder compartir un rato con los chicos y chicas de “Viernes de cuento”. Éste es un proyecto que siempre ha despertado mi curiosidad, porque es uno de esos “oasis” que merece la pena cuidar. “Viernes de cuento” nace en el colegio público Virgen del Carmen de Parla. Lo organizan un grupo de madres (entre ellas mi buena amiga Susana SinPecas) y profes del centro que, de forma desinteresada, se juntan cada viernes para aportar lo que pueden a un grupo de niños y niñas, de entre 9 y 12 años, del propio centro. El proyecto nació con el objetivo de fomentar la narración oral y el gusto por los cuentos en los participantes. Imagino que en un principio las movió lo que nos mueve a todas las familias cuando nuestros críos son pequeños: proporcionarles experiencias satisfactorias y enriquecedoras. Sigue leyendo